La Puerta de Córdoba

La Puerta de Córdoba

No todas las puertas de Sevilla tenían forma de arcos triunfales. Uno de los ejemplos, que por fortuna todavía sigue en pie, es la puerta de Córdoba.

“Erase una vez un príncipe visigodo llamado Hermenegildo, que su padre el poderoso  rey Leovigildo envío a gobernar la Bética.  Corrían los años finales del siglo IV. Casose  con una  hermosa princesa de nombre Ingunda.”

Patio interior Puerta Córdoba
La puerta en recodo se encuentra en una torre saliente con patio descubierto en el interior; y la capilla pequeña construida tras la remodelación del XVI se situó sobre planta primera, con acceso a través de una escalera situada en su lado norte.

Fue esta princesa católica la que junto con el arzobispo Leandro de Sevilla los que con sus intentos lograron que el joven príncipe abrazara la religión católica abandonando así las creencias del arrianismo heredadas de su estirpe. El príncipe lo hizo con tanto convencimiento que se bautizó como Juan y se enfrentó a su padre para autoproclamarse rey de Sevilla

Su padre Leovigildo, que profesaba la corriente herejética del arrianismo puso cerco a la  rebelde y católica ciudad de Sevilla, hasta que tras su rendición hicieron cautivo al príncipe converso, en la torre de Córdoba y allí  fue torturado y decapitado por su osadía, aunque como defensor de la fé católica pasó a ser un Santo mártir.

Puerta de Córdoba actualidad (Sevilla)
Las dos puertas dan a un distribuidor oculto por el que se accedía. Según cuenta la leyenda, en ese lugar de la muralla San Hermenegildo fue martirizado, por lo que la puerta se convirtió en un lugar de culto.

la lápida colocada en la Iglesia de San Hermenegildo , antes estaba en la puerta de Cordoba , donde tanto en latin como español se hace constar la tradición de cautiverio y muerte de dicho santo

La gran devoción que hubo entre el siglo XV y XVI en Sevilla, por el santo visigodo motivó que se llegara a construir en su honor, la Iglesia de San Hermenegildo, que aún hoy en día mantiene el mismo nombre, debido al poco espacio disponible para el culto lo que hizo necesaria la construcción de la Iglesia.

La puerta de Córdoba , recibe este nombre debido a que era la salida natural de Sevilla hacia Córdoba. Junto con La Puerta de la Macarena y el Postigo del Aceite son las únicas entradas que aún existen en Sevilla. La suerte del indulto sobre su derribo de  la muralla macarena, La puerta del mismo nombre y la puerta de Córdoba, se debió según el cronista Gonzalez de Leon, al buen estado de conservación.

Las puertas de Sevilla
Conoce la historia de La Muralla y Las Puertas de Sevilla antes de su desaparición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historia de Sevilla y al-Andalus

error: Content is protected !!