La literatura erótica musulmana en al-Andalus

La literatura erótica musulmana en al-Andalus

Según algunas teorías (105), la literatura erótica musulmana comenzó en el siglo IX y mantuvo su apogeo hasta el siglo XVI. Se atribuye a la aparición de una clase rica y ociosa y a la presencia de esclavas de Bagdad.

Isbiliya pre-Almohade
Toda la información sobre este misterioso tramo de la historia.
Isbiliya 1147 1248
Conoce más sobre la llegada de los almohades y la transcendencia de este hecho en al-Andalus.

El Fihrist de Ibn al-Nadîm (106) recoge más de una centena de tratados sobre erotología, de los que apenas se han editado diez. De ellos hay dos textos fundamentales, muy citados en siglos posteriores: el de Muḥammad al-Nafzâwî, al-Rawḍ al-atîr fî nuzhati al-jaṭir (El jardín perfumado donde se recrean los placeres), escrito por encargo de un sultán, en el siglo XII, y el de Kemâl Pašazâde, Ruŷûc al-šayj ilà ṣibâḥ fî l-quwwa calà al-bâh (La recuperación por parte del anciano de la juventud por medio de la potencia sexual), del siglo XVI.

En al-Andalus son destacables las figuras de Ibn cAbd al-Rabbihi y su alcIqd al-farîd, y la de Ibn Ḥazm y su Ṭawq al-ḥamâma, aunque carecen de la expresividad, a veces crudeza, de los textos antes mencionados.

Son tratados llenos de ejemplos de amores prohibidos e historias de todo tipo, alternados por consejos médicos, alimentarios, cosméticos o de simple conducta, escritos, en buena parte, por gente ligada al mundo de la jurisprudencia o la religión (107).

Se trata de obras dirigidas al hombre en las que se tiene como tema obsesivo la mujer, reducida a un cuerpo en el que lo más importante es su sexo y su apetito sexual. Incluso las partes visibles, tales como boca, nariz, lengua o mentón, se relacionan con el aspecto del órgano sexual femenino y su capacidad amatoria. Con todo género de detalles se habla del acto amoroso, desde sus preliminares hasta su culminación, señalando actitudes, zonas erógenas y caricias. Tan detallados son y tan a fondo analizan el tema que llegan a describir el hoy famoso Punto G (108).

En ellos se puede encontrar una clasificación de mujeres según su país de origen (109):

Las bizantinas las de sexo más sano; las españolas las más bellas y perfumadas; las indias, chinas y eslavas las más sucias y necias; las negras deliciosas y obedientes; las iraquíes las más excitantes; las sirias las más afectuosas; las árabes y las persas las mejores sin duda alguna; las nubias tienen una vagina muy caliente y dan mucho placer; las turcas son frías; las egipcias son dulces y agradables.

Siguiente ártículo «Sexualidad Ilícita en al-Andalus»
La Sexualidad en al-Andalus
Ir al artículo principal de «La sexualidad en al-Andalus«

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Historia de Sevilla y al-Andalus

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies